viernes, 12 de noviembre de 2010

TERCERA FASE

Con el aporte de las flotas aéreas estadounidenses, los ingleses comenzaron a poseer el control del cielo europeo, a partir de 1943 Alemania fue bombardeada día y noche. En junio de ese año, la Real Fuerza Aérea británica realizó una incursión demoledora sobre Hamburgo, en la que cayeron más bombas que sobre Londres en toda la guerra. El poder del fuego elevó la temperatura a los mil grados centígrados, el humo oscureció el cielo de día y a 25 Km. de distancia seguía lloviendo hollín. Ardieron ocho millas cuadradas y las víctimas sumaron 42mil.
El 10 de julio de 1943, los aliados desembarcaron en Sicilia e iniciaron su avance hacia Roma. Los italianos depusieron a Mussolini, deteniéndolos, y firmaron un armisticio con los aliados. Los alemanes rescataron a Mussolini y ocuparon casi toda Italia resistiendo con gran habilidad el avance de los ejércitos ingleses y norteamericanos.
En octubre de 1943 se reunieron, por primera vez, los futuros grandes vencedores de la guerra: Roosevelt, Churchill y Stalin. Se decidió la apertura de un segundo frente, mediante un desembarco masivo en Francia. Stalin exigió que Alemania fuera castigada por haber iniciado la guerra y logró que aceptaran sus pretensiones sobre los territorios orientales.
En junio de 1944, sobre las playas francesas de Normandía, comenzó la invasión a Europa por parte de los ejércitos anglo estadounidenses. Cayeron sobre la costa toneladas de bombas e, inmediatamente, se acercaron a ésta 4266 buques y lanchas de desembarco. La fuerza Aérea alemana, reducida a la impotencia, no pudo derribar un solo aparato. La aviación aliada impidió que los nazis pudieran organizar un contraataque contundente. En pocos días, desembarcaron en las playas de Francia más de 300 mil hombres con 140 mil toneladas de material. El peso industrial estadounidense, una vez más, había dicho la última palabra. La guerra estaba decidida.
El año del fin fue 1934. Francia había sido totalmente liberada del dominio alemán, e Italia estaba casi en su mayor parte, en manos de los aliados. Éstos, desde hacía tiempo, exigían la rendición incondicional de los nazis, que Hitler no aceptó nunca. Pretendió resistir el ataque soviético iniciado a partir del 16 de abril por un millón de soldados y seis mil tanques. Los alemanes se defendieron con furor durante casi dos semanas. Finalmente, el 30 de abril, cuando los estaban a sólo cientos de metros de su refugio, Hitler se suicidó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada